El Gobierno rebelde yemení anuncia la muerte de expresidente Saleh

El Ministerio de Interior yemení, controlado por los rebeldes hutíes, ha anunciado este lunes a través de un comunicado la muerte del expresidente Ali Abdalá Saleh, su antiguo aliado al que se refieren como "el líder de la traición".

La noticia ha sido confirmada por miembros del partido de Saleh. Los rebeldes habrían volado su residencia.

Horas antes, la emisora de radio de este mismo ministerio había asegurado que Saleh ha muerto víctima de los disparos efectuados por un grupo de rebeldes hutíes que irrumpieron en su casa.

El pasado fin de semana se rompieron las filas rebeldes (que formaban los hutíes y las fuerzas leales a Saleh) tras unos enfrentamientos desencadenados en la capital el 29 de noviembre que todavía continúan. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) habla de al menos 125 muertos y 238 heridos en los combates que tienen lugar en Saná.

Esta ruptura en las filas rebeldes ha supuesto un giro en la distribución de fuerzas de los grupos que combaten en la Guerra del Yemen.

Por una parte está la coalición internacional liderada por Arabia Saudí que apoya al presidente yemení reconocido por la comunidad internacional, Abdo Rabu Mansur Hadi, y ahora también a los fieles al expresidente Saleh. Por otra parte, están los rebeldes hutíes que cuentan con el apoyo de Irán, la otra gran potencia de la zona. No obstante, Teherán siempre ha negado cualquier presencia militar en el Yemen.

Precisamente, el presidente Hadi que controla sólo una pequeña parte del sur del país ha ordenado a sus tropas la reconquista de la capital Saná.