Gobierno de Costa Rica presenta al Congreso una nueva propuesta fiscal

El Gobierno de Costa Rica presentó este jueves ante el  Congreso una nueva propuesta fiscal que busca paliar el déficit. El documento incluye medidas como el impuesto al valor agregado (IVA), reformas al impuestos sobre la renta y una regla fiscal para controlar el gasto público corriente.
Entregaron a los jefes de bancadas del Congreso una nueva versión del Proyecto de Ley para el Fortalecimiento de las Finanzas Públicas. La propuesta, a diferencia de propuestas anteriores que fijaron el IVA en 15 %; plantea un IVA del 13 % que sustituye al impuesto de ventas del mismo porcentaje, pero que amplía la base de productos y servicios por gravar.

Quien cobra el impuesto deduciría el IVA que pagó a sus proveedores, quienes a su vez deducirían el que ellos pagaron y así sucesivamente en toda la cadena productiva, explicó el Gobierno en un comunicado.

"Esto promovería la mejora de la competitividad de los productos locales, al evitar que impuestos se carguen al costo de producción, y mejoraría el control cruzado del cobro de los impuestos, toda vez que quien vende debe asegurarse de poder demostrar lo que le pagó a sus proveedores", afirma el Gobierno.

El proyecto de ley también agrega un capítulo de "Rentas de Capital y Ganancias y Pérdidas de Capital", que pretende "regular todo lo relativo a los ingresos generados por las rentas pasivas del capital y darle un tratamiento más homogéneo", indica el comunicado oficial.

Otro punto de la iniciativa es el establecimiento de una regla fiscal, mediante la cual se regula el crecimiento del gasto corriente.

"La regla fiscal está diseñada para que a medida que la relación deuda-Producto Interno Bruto (PIB) aumenta, la restricción de crecimiento del gasto corriente sea mayor. Por el contrario, a un nivel de deuda considerado como sostenible en el mediano y largo plazo, el gasto corriente podrá aumentar al mismo ritmo de crecimiento del PIB", detalló el Gobierno.

Sobre los salarios públicos, el texto propuesto este jueves establece topes a los mayores salarios de la Administración Pública, regula la dedicación exclusiva y convierte el pago de anualidades en un mecanismo de evaluación de la excelencia individual.

El Gobierno aseguró que esta propuesta ha sido construida mediante un proceso de consultas entre diversos actores e hizo un llamado a que sea considerada por los diputados para su discusión y eventual aprobación.

"Los frutos de esta discusión se empezarán a ver hasta la segunda mitad del próximo año, por lo que es fundamental que las decisiones se tomen a la mayor brevedad posible para evitar que la problemática fiscal se agudice", dijo el viceministro de Hacienda, Fernando Rodríguez.

El Gobierno del presidente Luis Guillermo Solís, que concluirá su periodo el próximo 8 de mayo, ha impulsado en el Congreso un paquete de leyes fiscales que no han sido tramitadas debido a que la mayoría de los partidos exige un recorte del gasto antes de aumentar los impuestos.

Costa Rica viene acumulando déficit fiscal desde el 2008 y, por consiguiente, ha tenido que financiar gastos corrientes con deuda.

El déficit fiscal del país durante el 2016 fue del 5,2 % del PIB y la deuda representó el 46 % del PIB.