Inversionista venezolano compra la primera franquicia de NutriSalud

Negocios venezolanos reputan en Costa Rica

Willy Fernández llegó a Costa Rica desde su natal Venezuela con un proyecto de vida: permanecer tres años en este país y retornar a su patria.

 

Desde entonces han pasado 13 años sin que el plan se concrete, pues poco a poco esta tierra terminó por convertirse en la suya.  Ahora espera dar un giro en su vida al convertirse, por primera vez en su vida, en empresario independiente.  Fernández compró la primera franquicia de NutriSalud, la exitosa clínica que ofrece servicios avanzados de control del peso con ayuda de médicos y nutricionistas.

 

“Para mí significa crecer en algo nuevo”, detalla Fernández; “mi esposa y yo siempre hemos sido asalariados, pero queríamos emprender algo nuevo.  La idea de invertir surgió durante una feria de franquicias. Siempre me ha gustado mucho el tema de la salud y el ejercicio.  Decidí invertir (en NutriSalud) porque en estos tiempos la gente es consciente de la necesidad de cuidarse y de tener una buena alimentación”.

 

Según la Organización Internacional de  Franquicias (IFA, por sus siglas en inglés), el 5% de los negocios independientes logra sobrevivir cinco años, mientras que el 95% de las franquicias sobrevive durante el mismo período.

 

En el 2015, Venezuela reportó inversiones en el exterior por más de $1.112 millones, esto de acuerdo con el último informe de la CEPAL.  Por otra parte, en 2012 empresarios venezolanos reportaron inversiones en Costa Rica por más de $300 millones.  A partir de entonces, el crecimiento de la inversión venezolana se ha acelerado.

 

Para Fernández, la falta de conocimiento del medio local puede atentar en contra de los inversionistas venezolanos. Por eso a él le llamó la atención comprar una franquicia,  pues lo consideró una forma segura para invertir su dinero.

 

Transformación. La firma Central Law Quirós Abogados, socia comercial de la más grande desarrolladora de franquicias de Latinoamérica (la mexicana Gallástegui Armella Franquicias), que cuenta con un amplio portafolio de franquicias y que asesora a los inversionistas interesados en adquirir franquicias, se encargó de la transformación del modelo de negocios de NutriSalud.

 

“La franquicia le ahorra al inversionista venezolano la fase de exploración del mercado y reduce  la curva de aprendizaje del negocio.   Hay extranjeros que sacan provecho de la experiencia de negocios consolidados y se asocian con marcas sólidas. El retorno de inversión va a ser más rápido que si se comienza de cero”, explicó el experto Víctor Fernández, jefe del Departamento de Franquicias de Central Law Quirós Abogados.

 

Willy Fernández, quien inauguró su local el pasado 10 de febrero en Santa Ana, quiso hacer una apuesta segura. “Para cualquier extranjero invertir fuera de su país es difícil. Hay muchos venezolanos que han venido a Costa Rica y no les ha ido  bien.  No entendieron  que quizás no es posible replicar acá un modelo exitoso de Venezuela.

 

“Creo que los que han fracasado ha sido por falta de asesoramiento. La ventaja del modelo de franquicias es que el franquiciante guía, y esa es una forma de apostar al éxito”, contó el hoy empresario.

 

Fernández, quien se define a sí mismo como analítico, esforzado y tranquilo, cuyas raíces provienen de Caracas y Margarita,  llegó a Costa Rica cuando a su esposa, Escarlet Pietri, la nombraron como gerente de Recursos Humanos en una importante firma latinoamericana.  Para esa época, solo tenían un hijo.  En la actualidad, tienen una hija costarricense.

 

“Sentimos que en este país tenemos más calidad de vida para pasar tiempo con nuestros hijos. Venimos de un país con altos índices de delincuencia. Es más seguro hacer negocios aquí”, concluyó.

 

El campo de salud comienza a abrirse a este modelo de negocios. Para el 2016, negocios de moda, salud y cuidado físico representaban apenas el 7% del total de franquicias del país, esto según el VII Estudio del Mercado de Franquicias 2016.

Con información de NutriSalud