La tormenta magnética que afectará a la Tierra este viernes 13 y sus posibles efectos

El centro meteorológico ruso Fobos informó que este viernes 13 de octubre la Tierra se verá afectada por una tormenta magnética, causada por la llegada de viento solar al planeta.

Según el organismo, este fenómeno tendrá una magnitud de 4 en una escala de 10, se extenderá hasta el sábado 14 y podría generar alteraciones en el campo magnético terrestre hasta el 15 de octubre.

Los meteorólogos señalan que la tormenta magnética no afectará el clima, sin embargo, podría provocar fallos en los dispositivos electrónicos y aumentar el riesgo de accidentes, debido a que existe la opción de que afecte a los equipos de navegación y telecomunicaciones.


DATO: Una tormenta magnética se produce por la reacción del planeta a las erupciones del Sol, que llegan en forma de viento solar. Así, el astro expulsa miles de millones de partículas, que son capaces de alcanzar la Tierra al cabo de pocos días.  El campo magnético terrestre, por su parte, se encarga de minimizar los efectos de este fenómeno para que ese plasma solar no produzca "efectos catastróficos".


Efectos de la tormenta magnética en la salud

Las personas más sensibles a este tipo de manifestación meteorológica tendrán altas posibilidades de sufrir molestias físicas, desde dolores de cabeza hasta nerviosismo, irritabilidad, agotamiento o ansiedad.

El astrónomo Serguéi Popov destaca que "resulta imposible predecir con exactitud la manera en que esa tormenta nos puede afectar" y asegura que, para estar más seguro, hay que tener en cuenta tanto su magnitud como "la temperatura ambiente y la presión atmosférica" durante los días que dure el fenómeno.

"Los seres humanos siempre coexistieron con las tormentas magnéticas, incluso cuando desconocían la actividad solar y el campo geomagnético de nuestro planeta", dijo Popov.

La última serie de tormentas magnéticas comenzó el pasado 6 de septiembre, cuando llegaron a la Tierra las primeras partículas de plasma solar que escaparon de la gravedad del Sol, tras una sucesión de fuertes fulguraciones en su atmósfera.