Octubre: Mes Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama

Cada octubre el rosado invade al mundo. Páginas web, redes sociales, empresas, organizaciones, y  miles de personas en todo el Planeta se adornan con este color para conmemorar el Mes Internacional de la Sensibilización sobre el Cáncer de Mama o el Mes Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró octubre como el mes de la prevención y lucha en el marco del Día Internacional de Lucha contra el Cáncer de Mama que se conmemora cada 19 de octubre.

Esta efeméride de 31 días tiene el objetivo de concientizar a la población femenina sobre la detección temprana, tratamiento y cuidados paliativos, así como aumentar la atención y el apoyo prestado a la población propensa a la enfermedad.

¿Por qué abunda el rosado?

El listón o lazo de color rosado se convirtió en el símbolo internacional utilizado por las empresas, organizaciones y personas comprometidas con la prevención y la creación de conciencia sobre el cáncer de mama, pero además, es visto como una muestra de apoyo y solidaridad con las mujeres que padecen o han padecido esta enfermedad.

La tradición de este listón rosa nació en 1991 en la ciudad estadounidense de New York, cuando la Fundación Susan G. Komen los obsequió a los participantes de una carrera en homenaje a los sobrevivientes del cáncer de mama. Desde entonces se usa este símbolo que hace referencia a lo femenino y se deriva del listón rojo relacionado con la concientización del SIDA.

Cifras

Según el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC por su sigla en inglés), cada año se producen 1,38 millones de nuevos casos de cáncer de mama y 458 mil muertes por el mismo padecimiento.

La OMS destaca que es el tipo de cáncer más frecuente en las mujeres, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo.

La mayoría de las muertes (269 mil) se registran en países de ingresos bajos y medios, donde la mayoría de las mujeres con cáncer de mama se diagnostican en estadios avanzados debido a la falta de sensibilización sobre la detección precoz y los obstáculos al acceso a los servicios de salud.

Detección temprana

Hasta el momento es poco lo que se sabe sobre las cusas del cáncer de mama, es por ello que las organizaciones de salud y de apoyo a mujeres se enfocan en la prevención o detección temprana, que son por ahora el punto más importante de la lucha contra esta enfermedad.

La OMS señala que la incidencia de cáncer de mama está aumentando en el mundo en desarrollo debido a la mayor esperanza de vida, el aumento de la urbanización y la adopción de modos de vida occidentales, sin embargo, una temprana detección puede salvar la vida de millones de mujeres.

“Cuando se detecta precozmente, se establece un diagnóstico adecuado y se dispone de tratamiento, las posibilidades de curación son elevadas. En cambio, cuando se detecta tardíamente es raro que se pueda ofrecer un tratamiento curativo. En tales casos son necesarios cuidados paliativos para mitigar el sufrimiento del paciente y sus familiares”, señala el organismo de salud.

Lo más importante es saber que el cáncer de mama es combatible y que millones de mujeres en el mundo le han ganado la batalla a esta enfermedad, pero para eso es clave detectarlo a tiempo.

El mejor método de detección temprana es la Mamografía, ya que el cáncer de mama puede desarrollarse sin presentar síntomas. No solo es importante ir a controles médicos cada año, sino que también lo es que cada mujer tenga conocimiento de su cuerpo. Si una mujer es consciente del aspecto y características normales de sus mamas es más probable que pueda notar cambios si estos ocurran y consultar a un médico.

¿Cómo prevenir?

Algunos factores de riesgo para el Cáncer de Mama no pueden modificarse, pero hay otros que si dependen de los hábitos de cada persona.

Es recomendable observar, tocar y sentir si hay algún cambio en las mamas, y en caso de ser así, informar de inmediato al personal de salud.

Consumir agua a diario, frutas y verduras, disminuir alimentos procesados con niveles altos de azúcar, realizar actividad física para ayudar a mantener un peso ideal; acudir cada año a la unidad de salud para que el médico o enfermera revise las mamas, y realizar una mastografía si se tiene entre 40 y 69 años, son algunos de los factores que pueden ayudar a controlar y pueden tener incidencia en la presencia de la enfermedad a largo plazo.

La OMS resalta que la detección precoz a fin de mejorar el pronóstico y la supervivencia de los casos de cáncer de mama sigue siendo la piedra angular de la lucha contra este cáncer.