Solicitan a la OEA que náufragos de Curazao no sean deportados a Venezuela

El diputado opositor Luis Stefanelli solicitó  a la Organización de Estados Americanos (OEA) que interceda ante el Gobierno de Curazao para evitar que sean deportados y reciban el estatus de refugiados los supervivientes del naufragio de un bote venezolano la semana pasada.


"Estamos solicitándole a la OEA que interceda ante el Gobierno de la isla curazoleña para que en primer lugar no sean deportados a Venezuela puesto que su integridad física y personal corre riesgo en la situación en la que se encuentran", informó Stefanelli a las puertas de la sede de ese organismo en Caracas.

Indicó que en el documento que entregó, dirigido al secretario de la OEA, Luis Almagro, también solicitaron para los supervivientes "la posibilidad con los países hermanos de darles la condición de refugiados" y que se "revise en profundidad" el suceso.

El mismo Stefanelli anunció el sábado pasado que el Parlamento venezolano, de mayoría opositora, solicitaría a Curazao la condición de "refugiados políticos" para los náufragos de la embarcación venezolano que días antes zarpó de la Vela de Coro (norte), localidad del estado Falcón, por la que es diputado.

Según las últimas estimaciones, en la embarcación que zozobró iban una treintena de personas, "menores de 35 años", según Stefanelli, de las que, de momento, cinco han sido encontradas en las costas de Curazao ahogadas.

La complicada situación económica y social por la que pasa Venezuela desde hace meses ha llevado a miles de sus ciudadanos a emigrar por diferente vías, legales o no, siendo el intento de alcanzar las costas de Aruba, Curazao y Bonaire una opción cada vez más usada.

Estimaciones no oficiales apuntan a que más de 5.000 venezolanos están sin permiso en Bonaire y otros 20.000 en Curazao.

La primera ministra de Aruba, Evelyn Wever-Croes, estimó recientemente que de las poco más de 100.000 personas que viven en ese territorio, 12.000 son venezolanos en situación irregular.