Venezuela sorprendida por detención sobrinos de primera dama

Venezuela expresó el martes sorpresa porque un tribunal neoyorquino acusó de narcotráfico a dos sobrinos de su primera dama a pocos días de las elecciones legislativas del 6 de diciembre y dijo desconocer si tendrá algún impacto entre los votantes.

En este dibujo de la corte, un agente policial se mantiene en guardia en el fondo mientras el abogado defensor John Reilly, izquierda, Francisco Flores, al centro de camisa azul, Efraín Campos, segundo de derecha a izquierda, y la abogada defensora Rebekah Poston hacen una presentación inicial ante un tribunal federal de Manhattan el jueves 12 de noviembre de 2015, en Nueva York. Campos y Flores, sobrinos de la primera dama de Venezuela, están acusados de conspirar para contrabandear cocaína a Estados Unidos. Las autoridades dominicanas allanaron una villa turística entre cuyos propietarios figura Francisco Flores. (Foto AP/Elizabeth Williams)

En este dibujo de la corte, un agente policial se mantiene en guardia en el fondo mientras el abogado defensor John Reilly, izquierda, Francisco Flores, al centro de camisa azul, Efraín Campos, segundo de derecha a izquierda, y la abogada defensora Rebekah Poston hacen una presentación inicial ante un tribunal federal de Manhattan, en Nueva York. | AP

"De ambos lados hemos trabajado para mejorar la relación. Hemos intercambiado ideas, hemos tenido reuniones, pero tenemos aquí y allá gente que no quiere ver eso", dijo Maximillien Sánchez Arveláiz, encargado de negocios de la embajada venezolana, durante una conferencia de prensa que ofreció el martes.

"El momento (en que ocurrieron las detenciones) es siempre es extraño", indicó. "En este momento no veo cuál es el impacto de la noticia".

Una corte de Manhattan ordenó en noviembre que Efraín Campos y Francisco Flores, sobrinos de la primera dama Cilia Flores, quedaran detenidos sin fianza luego de ser arrestados en Haití bajo cargos de asociarse para introducir 800 kilos de cocaína en Estados Unidos.

Estados Unidos y Venezuela no intercambian embajadores desde 2010, pero a comienzos de año habían iniciado un diálogo de alto nivel.

Sánchez también dijo a los periodistas que el dirigente opositor asesinado la semana pasada durante un evento electoral tenía antecedentes criminales y murió a manos de una banda rival, y criticó al Departamento de Estado por no haber solicitado mayor información antes de calificar la muerte como "el más mortífero de varios ataques recientes" a candidatos opositores.

"Hubiera prefiero que esperaran a tener más información", agregó Sánchez tras señalar que la investigación va bien encaminada con la reciente detención de tres sospechosos. Negó que la muerte se deba a rivalidades políticas.

"Poco a poco comenzamos a conocer la verdad. El hombre no estaba en la tarima, no era parte del evento. Estaba detrás de la tarima. No era líder de la oposición", indicó el principal funcionario en la embajada venezolana.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos condenó el martes el asesinato de Luis Manuel Díaz, secretario general del partido opositor Acción Democrática en el estado Guárico y llamó al estado a investigar, procesar y sancionar a los responsables.

Sánchez aseguró que el presidente Nicolás Maduro aceptará cualquier resultado el domingo próximo y expresó más bien preocupación ante la posible reacción de dirigentes adversos al gobierno en caso de que no alcancen la mayoría de los 167 escaños en la Asamblea Nacional, pese a que varias encuestas coinciden en otorgar ventaja a la oposición.

El diplomático dijo que la observación de la Organización de Estados Americanos es completamente innecesaria no solo debido a un proceso electoral que calificó como óptimo, sino por la destreza técnica con que cuentan los 130 integrantes de una misión integrada por Unasur para el acompañamiento electoral.

Calificó de "vocero del ala ultraderechista de Miami" al secretario general de la OEA Luis Almagro por denunciar en una carta de 17 páginas que las autoridades venezolanas no garantizan el "nivel de transparencia y justicia" necesario para la celebración de las elecciones parlamentarias.

"No tengo tiempo para leer la correspondencia del señor Almagro. El hombre encontró tiempo para escribir 17 páginas. La vida es demasiado corta", dijo. "Cuando lo veo en retrospectiva, me digo a mí mismo que fue mejor no haberlo invitado".

Almagro lleva meses insistiendo en la conveniencia de que Venezuela autorice una misión de observación electoral de la OEA, pero Caracas ha rechazado su propuesta.

Con información de Agencia AP